COBRANZA JUDICIAL

Conforme se desarrolla la morosidad en los últimos tiempos, nuestra experiencia nos determina, que se precisa el inicio de las acciones judiciales, sobre todo en aquellos casos o deudas de personas jurídicas. El transcurrir tiempo puede ocasionar pérdidas y sobre todo la imposibilidad de una recuperación efectiva.

Nuestro esquema de cobranza difiere del tradicional, los años trabajados, nos demuestran que muchos deudores, ya son conocedores de los varios y cientos de esquemas y procesos de cobranza que se manejan (envíos de cartas notariales, cartas de cobranza, requerimientos de pago, envió de personal, compromiso de pagos incumplidos).

Nuestra metodología ha demostrado mejor efectividad, ofrecemos un mayor porcentaje de recuperabilidad. Iniciamos el proceso judicial, dentro de este, ejecutamos funciones que se realizan en una etapa de gestión de cobranza ínsito, llamadas, visitas.

Esto nos permite tener un mayor manejo de la situación, el deudor no se encuentra frente a una amenaza o una exposición de realizar una cobranza judicial en un futuro, sino se encuentra ya dentro del proceso, el acto no se constituye en una amenaza sino una realidad. De ser necesario ejecutamos medidas cautelares de EMBARGO, dentro del proceso y si el caso lo amerita, también antes del proceso, como una medida preventiva.


EJECUCIONES DE MEDIDAS CAUTELARES DE EMBARGO

Dentro o fuera del proceso, de acuerdo al caso, la ley nos provee poder llevar a cabo acciones tendientes a cautelar la recuperación.. Porque esperar que una deuda se convierta en incobrable o un deudor se convierta en inubicable, si la ley nos provee forma de garantizarnos o prever peligro en la demora. Las medidas mas incoadas y de efectividad.

  • Embargo en forma de secuestro conservativo
  • Embargo Retención de cuentas bancarias
  • Embargo Inscripción (en caso de existir bienes inmuebles o muebles) Y otras.

Regresar